Este informe publicado en 2015, y encargado por el Consejo de Investigación de las Artes y Humanidades de UK bajo el marco del proyecto Cultural Value, examina el concepto de ecología de la cultura en Reino Unido: las complejas interdependencias que configuran la demanda y la producción de ofertas artísticas y culturales.

Se basa en una serie de entrevistas y una revisión de la literatura existente que muestra que la ecología cultural del Reino Unido está intensamente interconectada y se compone de circuitos de retroalimentación teniendo fortalezas sistémicas, pero también con puntos de debilidad.

El punto de partida para las conversaciones mantenidas con los entrevistados fue la premisa de que la ecología de la cultura podría ser concebida en tres esferas altamente conectadas: la cultura financiada con fondos públicos, la cultura “comercial” y la cultura “casera”.

La cultura a menudo se discute desde el paradigma de la economía, pero es mejor hacerlo desde el concepto de la ecología, porque este punto de vista ofrece una visión más rica y completa del tema. Ver la cultura como una ecología es congruente con los enfoques de valor cultural que tienen en cuenta una amplia gama de valores no monetarios.

El uso de metáforas ecológicas, como la regeneración, simbiosis, fragilidad, bucles de retroalimentación positiva y negativa, y la dependencia mutua impulsa una forma compleja de discutir la cultura. Surgen diferentes perspectivas que ayudan a desarrollar nuevas taxonomías, nuevas visualizaciones y nuevas formas de pensar sobre cómo opera la misma.

El informe lo firmo el profesor John Holden.