Segmentar bien es, también, una herramienta para primero, entender a quién te diriges, y después, para interactuar con tus públicos en consecuencia, con comunicaciones relevantes según sus necesidades y preferencias específicas, haciéndoles partícipes del acontecimiento artístico.

¿No es ese uno de los objetivos estratégicos de las organizaciones culturales?