Las organizaciones culturales tienen ante sí un precioso reto que es implícitamente una oportunidad: emplear las abundantes herramientas tecnológicas –incluidas las redes sociales- para ponerlas al servicio de una más profunda y estrecha relación con sus públicos y usuarios.