Nadie pone ya en duda la importancia de los datos, datos que primero hay que capturar, luego procesar y finalmente aplicar para distintos fines. Fines múltiples y, por cierto, claves en la sostenibilidad de las organizaciones culturales.