, 07.07.2014

Señoras y señores: el cine está vivo. Se cierran salas, sí, pero las butacas han salido volando por las puertas de emergencia, nerviosas, atolondradas, han oído que hay lugares nuevos donde ofrecerse como sustento de las sensibles posaderas de los espectadores. Los cultos, los zafios, los nifú-nifá, cualquier persona que saque rendimiento a prestar atención a dos horas de ficción....

PabloDavila

Pablo Dávila

SÍGUENOS